Clínica Veterinaria en Santiago - Clínica Veterinaria La Camelia

Clínica Veterinaria en Santiago


Ir al Contenido

El Ajuar del Gatito | Clínica Veterinaria La Camelia

Cuidados del Gato

Para una buena adaptación, es importante tener los objetos que é l necesitará en su nueva casa. En nuestra tienda encontrará los mejores productos para que solo tenga que disponerlos correctamente en su casa.

La cama: Las cunas y cojines lavables y resistentes son la mejor opción. Hay que colocarlas en un lugar tranquilo, alejado de ruidos y olores fuertes, al abrigo del frío y preferiblemente en lo alto, desde donde pueda controlar lo que sucede alrededor.

Comedero y bebedero: Aquí lo más importante es el contenido, aunque deberán ser resistentes y fácilmente lavables.

Bandejas de arena: Aunque pueden aceptar las bandejas cerradas, que controlan mejor el olor, los gatos prefieren las bandejas abiertas. Es importante que esté situada en un sitio tranquilo y accesible todo el tiempo. Además se deberá limpiar con la frecuencia debida si se quiere evitar problemas de eliminación. Las heces se quitarán a diario y la arena se cambiará con la frecuencia recomendada para el tipo que se use, lavando la bandeja con jabón y agua templada.

Arena: Hay de 3 tipos distintos, en todas ellas el gato enterrará las heces y éstas se retirarán a diario con una paleta, e incluso con mayor frecuencia. La diferencia es con relación a la orina.

Sepiolita: Es la más común y barata. Existen perfumadas, aunque puede no gustar a algunos gatos. La orina se dirigirá hacia el fondo, absorbiéndose en el recorrido. Se cambiará la totalidad de la arena 1 o 2 veces a la semana.

Gel de Sílice: Con esta arena la orina es absorbida y desodorizada por el gel de sílice, permitiendo cambiarla cada 15 días o 1 mes, dependiendo de la calidad.

Bentonita: Este material forma aglomerados cuando entra en contacto con la orina, permitiendo quitar a diario todos los desechos, quedando la arena limpia. Se limpiará la bandeja 1 vez al mes.

Rascador: Rascar forma parte de la naturaleza del gato. Sirve para el cuidado de las uñas y para el marcado de territorio. Si no queremos que el gato decida por si mismo donde rascar, debemos poner un rascador a su disposición desde el primer momento.

Uno de los problemas con que nos encontramos es cuando queremos cambiar un viejo rascador con mal aspecto. Debemos entender que para el gato, cuanto más usado, mayor es su valor, por lo que si simplemente lo sustituimos, el gato se pondrá nervioso e ignorará al nuevo. La mejor solución es mantener el nuevo junto al usado, incorporándole algún atrayente como el catnip o feromonas para que empiece a utilizarlo y solo entonces quitar el viejo.

Cepillos y champú: Cepillando a diario a nuestro gato evitaremos que se formen nudos en los de pelo largo y que el pelo que se suelta en todos los demás, acabe por toda la casa. Existen productos específicos para cada tipo de pelo. Se tiene que empezar con el cepillado desde el primer día, para que el gato se acostumbre y se deje de adulto.
El baño no es estrictamente necesario en gatos de pelo corto, aunque puede ser una experiencia agradable si se le acostumbra desde cachorro. En los de pelo largo el baño servirá para mantener el pelo limpio y brillante. El champú debe ser específico para gatos y sin insecticida. Los gatos son muy sensibles a intoxicaciones.

Hierba de gato o Malta: Con el acicalado el gato ingiere muchos pelos que se quedan retenidos en el aparato digestivo, formando bolas de pelo y causando vómitos. Para purgarse él buscará plantas del hogar, que muchas veces son tóxicas, por lo que deberemos quitarlas de su alcance y ofrecerle una alternativa, que son la hierba de gato y, mejor todavía, la malta.

La hierba de gato son semillas que germinan y que se ofrecen al gato cuando están crecidas y que le ayudarán a purgarse.

La malta es una pasta que se ofrece regularmente y que ayuda a que los pelos salgan en las heces.

Los juguetes: A los gatos les encanta jugar, por lo que debemos ofrecerle juguetes para cuando esté solo, como ratones y pelotas. Pero lo que realmente les encanta son los objetos animados, a los que damos vida con un cordón o un punto de luz en la pared que controlamos nosotros con una linterna. Hay que tener cuidado de no dirigir el puntero láser directamente a sus ojos.

Transportín: Para cualquier salida, principalmente al veterinario, es la forma más segura de transporte. Son mejores los que permiten abrir el techo e inspeccionar o vacunar al gato sin quitarlo de la bandeja.

Collar: Los collares deben tener sistemas de apertura fácil o elástico para evitar enganches y estrangulamiento.

Arnés y correa: Muchos propietarios que tienen gatos en piso quieren sacarlo a jardines a que disfruten un poco de aire fresco. Hay que tener cuidado con los perros y mantener el gato siempre sujeto por el arnés y la correa, por si tiene algún susto y se escapa. Si el animal no se acostumbra y no disfruta del paseo es mejor no insistir.

Clínica Veterinaria La Camelia | C/ Frei Rosendo Salvado, 21 (Galerías) Santiago | Telf. 981 595 178


Regresar al contenido | Regresar al menú principal